No hay reloj que de vuelta hacia atràs.