En este tiempo llegue a pensar que el pasado es cruel. Llegue a darme cuenta que esas frases que nos vivían repitiendo de chicos, por más bobas que sean, llegan a convertirse en una filosofía de vida. Y que tarde o temprano te terminas creyendo que el tiempo no se pierde, o que todo nuestro pasado formo lo que somos y que no hay que arrepentirse. No... Hoy somos algo, que si bien se formó por lo que nos toco vivir también se nutre del presente. Y no del 'ahora', del 'ya' que básicamente no existe, del hoy... Hoy somos algo incorrecto, algo equivocado. Somos algo que puede, o no, encajar en el momento. Somos o no somos en la forma que aceptamos nuestro pasado, y encaminamos nuestro presente. El pasado... el pasado esta lleno de errores, lleno de marcas. Por que pateamos una piedra, y nos encontramos con que esa piedrita nos termino bloqueando el camino por provocar una avalancha. Por que el pasado también esta lleno de esperanzas realizadas -o pendientes-. Por que el pasado fue el hoy, con que deseábamos un mañana presente. Por que el presente nos inspira un futuro, nos ilusiona. Por que el día de hoy nos queda corto, y queremos levantarnos mañana para terminar de hacer algo para lo que nunca vamos a tener el tiempo suficiente... Por que vivir, como quien lo dice es una mezcla de tres variaciones del verbo ser; fui, soy y seré. Fui lo que fui, y eso no se puede cambiar. Lo que fui se refleja en el hoy, en la forma que hayamos analizado nuestro pasado. Por que el pasado es el hoy, con una chance más de mejorar. Por que soy lo que soy, por que es lo que busco o lo que necesito, o lo que quiero -o lo contrario de lo que no quiero, que igualmente puede ser que no sea lo que quiero. Soy lo que algún día quise, y no soy todo lo que quiero ser. Por que quiero ser algo mejor, por que no me alcanzaron mis errores para aprender. Por que el pasado no me inspiro la dureza suficiente para ser. Por que necesite más de lo que pude alcanzar... por que quise más de lo que pude tener. Por que corrí más de lo que tenia que correr... por que después me quejé de haber corrido tanto. Por que el ayer no pudo con el mañana, y al final no hice nada. Por que me gustaría haber hecho muchas cosas que por pasar ése "hoy" (pasado) pensándolas, se me termino el tiempo. Por que no alcance mis objetivos. Por que desconfíe cuando tenia que haber tenido una fe ciega. Por que creí cuando tenía que haber cuestionado. Por que mentí con la persona equivocada, por que dije ser cosas que no era. Por que no tuve la fuerza que pensé, por que lo que tenía no lo supe usar. Por que hoy no soy lo que quiero; y eso no esta mal. Por que el tiempo me significa una prueba, y un proceso al cual nos tenemos que acomodar como podamos. Es un colectivo lleno con una parada final que no nos devuelve el aire; nos lo saca definitivamente. Por que el mundo sigue, aunque uno no este conforme con eso. Por que la gente sufre, aunque uno acepte sus errores. Por que darnos cuenta no sirve si no hacemos nada. Por que pedir perdón no basta si olvidamos y recomenzamos. Por que llorar no sirve, si no vamos a dedicar el mismo tiempo a reír. Por que un grito no suena tan demoledor como un silencio. Por que un par de palabras no se comparan con el verdadero sentido de la cosa. Por que el chusmerio sirve siempre y cuando, se esparza por un sentimiento de ayuda... y no de destrucción. Por que los golpes no duelen tanto como el remordimiento. Por que la rabia no puede la culpa. Por que una fiesta no se compara con un amanecer. Por que hay cosas que no se comparan, y sin embargo todo tiene que ver con todo. Por que... por que el pasado puede ser cruel con nosotros. Por que lo que hicimos ayer, y vimos hoy es la verdadera consecuencia. Por que si uno no dice las cosas, no vale de nada arrepentirse. Por que si uno no tiene la fuerza de auto-castigarse, no tendrá la piedad de la empatia. Por que el movimiento siempre va a ser más importante que la quietud, pero igual de necesario que ella. Por que la vida sigue, aunque nos equivoquemos... Y ése tiempo de calma de pensamiento, de claridad es el momento justo para atacar. Por que entre una lágrima y una piña, podemos encontrarnos en una puerta... escuchando sin razonar lo que oímos... rodeados de gente extraña. Con un cigarrillo en la mano, con la cabeza a punto de explotar. Por que ahí vemos que el pasado es cruel por nuestros errores, y llegamos a entender cual es la tenue luz de ésa oportunidad distante en el futuro...